Extraordinary Ministers of Holy Communion

 

Ministros de Eucaristía

 Ser ministro extraordinario de la Comunión es dar un servicio importante a la comunidad celebrante. Es un servivio que hay que saber realizar con desenvoltura y dignidad. 
Es necesario que la persona sea madura, con buena fama, aceptada en la comunidad y que ofrezca cierta garantía en cuanto a su vida cristiana, su fe y sus buenas costumbres.

Las Funciones son: 

Dentro de la Misa: ayudar al sacerdote a repartir la Comunión cuando haya muchos comulgantes o falten otros ministros ordenados.

Fuera de Misa: Impartir la Comunión a los fieles que lo deseen cuando el sacerdote esté ausente.

Comunión a enfermos: Llevar la Comunión a los enfermos.